Es una capa de tejido que crece sobre la superficie de la mácula (zona central de la retina).

Puede fruncirse, engrosarse y traccionar de la retina causando pliegues y edema macular (acumulo de líquido). Estos fenómenos son los que causan los síntomas.

La prevalencia en mayores de 50 años es del 7 al 11,8%.

En un 20-30% puede ser bilateral.

CausasCausasCausas

Causas


  1. Origen desconocido (idiopáticas), son la mayoría.
  2. Secundarias: relacionadas con procesos que cursan con inflamación vítrea, como uveitis, traumatismos, cirugías de desprendimiento de retina, oclusiones vasculares de la retina, crioterapia o fotocoagulación de perifería retiniana.
SíntomasSíntomasSíntomas

Síntomas


  • Al principio no suelen dar síntomas.
  • Cuando evolucionan pueden producir visión distorsionada de las imágenes. Cambio del tamaño de los objetos, visión doble, visión de los objetos de tamaño diferente con cada ojo y disminución de la agudeza visual central (visión).
DiagnósticoDiagnósticoDiagnóstico

Diagnóstico


La exploración del fondo de ojo permite describir la extensión de la membrana y la distorsión que sufren de los vasos de la retina por la membrana.

La OCT (Tomografía de coherencia óptica) es el método principal de estudio y seguimiento.

TratamientoTratamientoTratamiento

Tratamiento


En las fases iniciales la cirugía no suele ser necesaria, siendo aconsejable realizar controles periódicos mediante OCT.

La indicación quirúrgica se realiza cuando existe pérdida de visión y /o visión distorsionada.

La finalidad de la cirugía es liberar la tracción de la Membrana sobre la mácula. Realizándose vitrectomía, extirpación de la membrana epirretiniana y pelado de la membrana limitante interna.

El pronóstico varía según la agudeza visual previa a la cirugía, el tiempo de evolución y los daños que haya causado la membrana.

Especialidades:
  • Oftalmología
  • Equipo Dra. Garabito