IOB Institute of Oncology, ubicado en el Hospital Ruber Internacional, es una organización médica pionera en España que traslada modelos implantados con éxito en países como Estados Unidos, convirtiéndose en un centro de referencia oncológica en Europa.

La seña de identidad del IOB es ofrecer los mejores tratamientos oncológicos desde el punto de vista asistencial en cuanto a innovación, investigación y cuidado de los pacientes. Todo ello, gracias a un completo y prestigioso equipo de profesionales cuya filosofía no es otra que la excelencia.

Afrontamos el diagnóstico, la prevención y el tratamiento del cáncer con una visión integral abarcando tanto los aspectos médicos como los psicológicos y emocionales.

Oncólogos, enfermeras, personal asistencial, responsables de servicios complementarios y administrativos trabajamos en equipo con el mismo objetivo: acompañarle en las distintas fases del proceso y hacer que su paso por el IOB sea una experiencia positiva.


TRATAMIENTO PERSONALIZADO

En IOB creemos que lo más importante no es empezar cuanto antes, sino empezar con un buen diagnóstico para poder diseñar para usted un tratamiento personalizado más eficaz.

Nuestro modelo está basado en la idea de la multidisciplinariedad, lo que significa que contamos con un cualificado equipo de profesionales competentes que aseguran un alto nivel de calidad, así como una atención profesional, cercana, personalizada y humana.

La confluencia de diferentes puntos de vista es muy importante a la hora de afrontar una enfermedad y su tratamiento. Es por eso que nuestro planteamiento incluye discutir cada caso en sesiones clínicas multidisciplinares, dónde tras la integración de los diferentes puntos de vista de cada experto se llegue a diseñar un plan terapéutico adaptado a cada paciente.

Los médicos del IOB son pioneros en el diseño y desarrollo de ensayos clínicos. En la práctica, esto significa que algunos de los últimos avances tecnológicos, científicos y terapéuticos han surgido de las manos de los oncólogos del IOB.

Para garantizar una oncología de precisión, en IOB contamos con todos los recursos diagnósticos de última generación como plataformas genómicas, biopsia líquida, anatomía patológica y biología molecular.

Disponemos de los tratamientos disponibles en la actualidad para el tratamiento del cáncer. Desde los agentes quimioterápicos convencionales hasta las nuevas drogas de diseño como anticuerpos monoclonales, inhibidores de tirosina kinasa, fármacos multidiana, antiangiogénicos e inmunoterapia.



ATENCIÓN Y COMODIDAD

Nuestra prioridad es ofrecerle el mejor servicio y una atención de la máxima calidad.

Un paciente oncológico requiere de visitas médicas de seguimiento, pruebas complementarias y tratamientos en el Hospital de Día.

Nos ocupamos de coordinar los servicios y planificar todas las citas requeridas por nuestros oncólogos para garantizar tranquilidad y comodidad tanto al paciente como a su entorno más próximo. Asimismo, solicitamos en su nombre las autorizaciones que precise de su mutua o bien ofrecerle las facilidades de pago que se ajusten a sus necesidades, siempre con el objetivo de facilitarle todo tipo de gestiones y evitar añadir problemas al trastorno que supone un diagnóstico de cáncer.


ENFERMERÍA ONCOLÓGICA

Desde el equipo de enfermería del IOB Institute of Oncology, nuestro compromiso es ayudar y acompañar en todas las fases de la enfermedad, tanto al paciente como a sus familiares o acompañantes. Contribuimos, en la medida de nuestras posibilidades, a reducir el impacto que el diagnóstico y/o tratamiento le puedan causar. Trabajamos paralelamente con su oncólogo en el seguimiento de su enfermedad y velamos por su bienestar.

Nuestro personal de enfermería cuenta con un alto nivel de experiencia profesional en el campo de la oncología, asumiendo el manejo, preparación y administración de citostáticos en la unidad de día oncológica, ayudando en la toma de decisiones sobre accesos venosos, el control de efectos secundarios y consejo dietético específico.

A la elevada cualificación técnica hay que sumar el excelente trato, cordial y cercano, que colabora en la "humanización" de la tecnificada terapia oncológica. Es destacable el alto grado de coordinación con el equipo médico, tanto por cercanía física como por accesibilidad, facilitando el trabajo diario y permitiendo un mayor y más rápido conocimiento de los problemas que puedan surgir una vez iniciado el tratamiento.


ONCOLOGÍA INTEGRATIVA

La oncología integrativa combina la medicina convencional con otras prácticas médicas complementarias y alternativa que han demostrado ser eficaces para aportar al paciente una atención y un tratamiento más completo. Se emplean asociadas al tratamiento médico convencional como medida de soporte para el control sintomático y la mejoría de la calidad de vida proporcionando una atención integral del paciente oncológico tanto en la dimensión física como en la emocional.

Todas las terapias se realizan siempre bajo la supervisión del oncólogo, quien desde una visión integral y mediante el trabajo en equipo puede dirigir y seguir desde la consulta convencional. Por ello, le insistimos en que antes de iniciar cualquier terapia que no se le haya prescrito desde IOB consulte con su oncólogo o con su enfermera de referencia para evitar posibles interacciones con el tratamiento oncológico.


La medicina integrativa IOB incluye:

  • Psico-oncología
    Tras un diagnóstico de cáncer es normal que sienta una mezcla de sentimientos, ansiedad y tristeza. El equipo de especialistas en psicología ayudará con consejos y estrategias, tanto al paciente como a sus familiares y cuidadores, en todos los momentos del proceso para afrontar y a controlar la presión emocional que produce la enfermedad.
  • Prevención de la Caída del Cabello
    La pérdida de cabello es uno de los efectos secundarios de la quimioterapia más angustiantes y molestos para el paciente. El enfriamiento del cuero cabelludo a través de un casco conectado a una máquina que controla de forma computarizada la temperatura, ha demostrado ser eficaz en muchos casos para prevenir o reducir la pérdida de cabello durante el tratamiento con quimioterapia. Disponemos de una novedosa máquina que provoca una constricción de los vasos sanguíneos en dermis, lo que conduce a la reducción del flujo sanguíneo que llega a los folículos pilosos en el período de la concentración plasmática máxima del fármaco quimioterápico.
  • Asesoramiento estético
    Durante el tratamiento oncológico pueden aparecer problemas en la piel como irritación, enrojecimiento, picor, descamación, sequedad o acné. Conscientes del impacto y la incomodidad de estos efectos, desde IOB se organizan talleres para asesorarle sobre aspectos básicos del cuidado de la piel, el maquillaje para corregir imperfecciones y diseño de cejas, entre otros. Asimismo, nuestras enfermeras podrán asesorarle sobre cómo minimizar estos efectos y darle sencillas recomendaciones para que se vea bien y se sienta mejor.

Buscador de patologías

Encuentre a su médico

OncologíaOncologíaUnidad de cáncer de Mama

Unidad de cáncer de Mama

La Unidad de cáncer de Mama del Hospital Ruber Interncional ( IOB Institute of Oncology), dirigida por el prestigioso oncólogo Javier Cortés, atiende a pacientes con síntomas de un posible cáncer de mama que precisen un diagnóstico para confirmar o descartar la presencia de un tumor, así como a pacientes que ya han sido diagnosticadas previamente en otros centros y que acuden Ruber Internacional para recibir tratamiento. Asimismo, ofrece un servicio de segunda opinión para orientar la toma de decisiones individualizadas para cada paciente según las características genéticas y moleculares de las células tumorales.
Las pacientes tratadas en la Unidad de cáncer de mama son atendidas por un equipo multidisciplinar formado por oncólogos, cirujanos especializados en la mama, anatomopatólogos, radioterapeutas, especialistas en radiología y medicina nuclear y personal de enfermería. Los distintos especialistas realizan una toma coordinada de decisiones para cada paciente, de modo que la secuencia de los tratamientos se planifica de manera individualizada buscando el máximo beneficio en cada caso.
Asimismo, este equipo multidisciplinar facilita que las pacientes puedan realizar todas las pruebas y recibir todos los tratamientos que necesiten de manera coordinada en un mismo lugar y en el mínimo tiempo posible, sin necesidad de desplazarse y de gestionar por separado las visitas a distintos especialistas.

Detección precoz

Cualquier "bulto" en la mama, cambio de coloración, retracción del pezón o secreción anómala merecen una consulta a un especialista para asegurarse de que no son debidos a un tumor. Aunque la mayoría de las veces estos síntomas no están relacionados con el cáncer, cualquiera de ellos debe considerarse un signo de alerta y puede permitir un diagnóstico precoz. Si un cáncer de mama se diagnostica en su etapa inicial, la probabilidad de curación es muy alta. Es aconsejable la realización de mamografías periódicas para facilitar la detección del cáncer de mama antes de que cause síntomas. Las mamografías están recomendadas para todas las mujeres mayores de 40 años. Por debajo de los 40 años, la realización o no de mamografías debe ser evaluada por cada mujer con su ginecólogo.
Asimismo, es conveniente realizar una autoexploración mamaria una vez al mes para conocer en detalle los propios senos y detectar los cambios que puedan producirse en ellos. Este método permite detectar alrededor de 50% de los tumores de mama de manera precoz, por lo que es aconsejable realizarlo de manera regular. Sin embargo, al no tratarse de un método infalible, debe complementarse con la mamografía.

Diagnóstico rápido

Ante cualquier sospecha de cáncer de mama, el diagnóstico se inicia con pruebas de imagen que suelen incluir una mamografía (exploración por rayos X) y una ecografía (exploración por ultrasonidos). Si estas pruebas confirman la sospecha de cáncer, es preciso realizar una biopsia para establecer el diagnóstico de manera definitiva.

En algunos casos, el oncólogo puede considerar oportuno pedir pruebas adicionales de diagnóstico por imagen para comprobar si el cáncer se ha extendido a otros órganos, así como un análisis de sangre completo.La biopsia consiste en la extracción de una muestra de células para analizarlas en el laboratorio. Suele realizarse con control ecográfico para asegurar que las células se extraen de la zona apropiada. El análisis, realizado por un especialista en anatomía patológica, revela si las células son cancerosas o no. En el caso de que lo sean, el análisis permite determinar de qué tipo concreto de cáncer se trata.
El circuito de diagnóstico rápido implantado en Ruber Internacional permite reducir a 24 horas el tiempo entre la primera consulta de una paciente por una sospecha de cáncer de mama y la realización de una biopsia. El resultado de la biopsia que determina si las células son cancerosas o no requiere entre 48 y 72 horas. La identificación del tipo concreto tumor requiere entre 4 y 7 días desde el momento en que se realiza la biopsia.

Tratamiento personalizado

Dado que existen más de 50 tipos de tumores de mama distintos, precisar bien este diagnóstico es esencial de cara a decidir el mejor tratamiento para cada paciente de manera individualizada. Ruber Internacional es pionero en la introducción de análisis genéticos que permiten caracterizar con detalle cada tumor y averiguar cuál es el tratamiento más indicado en cada caso.
El tratamiento se decide de manera individualizada dependiendo del resultado de estos análisis que indican el tipo concreto de tumor que tiene una paciente y de lo avanzada que está la enfermedad en el momento del diagnóstico.
En los casos en que el cáncer se diagnostica antes de que se haya extendido a otros órganos, que son la mayoría, el tratamiento debe incluir cirugía para extirpar el tumor. En dos tercios de las pacientes la cirugía permite extirpar el tumor y preservar la mama. En el tercio restante, en que es preciso extirpar la mama, un especialista en cirugía plástica participa en la intervención de modo que se pueda reconstruir la mama en el mismo quirófano. En la reconstrucción se preserva siempre que es posible la piel de la mama original, así como el complejo areola-pezón, con resultados estéticos por lo general excelentes y un mínimo impacto psicológico en las pacientes.
Dependiendo del tipo de tumor, la cirugía se complementa con quimioterapia, con hormonoterapia y/o con tratamientos farmacológicos dirigidos contra dianas moleculares específicas de las células tumorales. Para cada paciente es preciso valorar si conviene iniciar estos tratamientos antes de la cirugía o si es mejor posponerlos hasta después de la operación. Asimismo, es preciso valorar para cada paciente si conviene administrar radioterapia tras la cirugía o no.

OncologíaOncologíaUnidad de Cáncer de pulmón

Unidad de Cáncer de pulmón

La Unidad de Cáncer de pulmón del Hospital Ruber Internacional atiende a pacientes con sospecha de un posible cáncer de pulmón que precisen un diagnóstico para confirmar o descartar la presencia de un tumor, así como a pacientes que ya han sido diagnosticados previamente en otros centros y que acuden al Ruber Internacional para recibir tratamiento.
Asimismo, ofrece un servicio de segunda opinión a pacientes atendidos en otros centros para orientar la toma de decisiones individualizadas teniendo en cuenta el tipo de cáncer de pulmón de que se trate, el grado de extensión de la enfermedad y las características genéticas y moleculares de las células tumorales.
Los pacientes tratados en la Unidad de cáncer de pulmón son atendidos por un equipo multidisciplinar formado por oncólogos, neumólogos, radioterapeutas, cirujanos, anatomopatólogos y personal de enfermería especializado en cáncer. Asimismo, Ruber Internacional ofrece atención psicológica o psiquiátrica a los pacientes que lo precisen, asesoría de especialistas en nutrición y tratamientos de medicina complementaria como la acupuntura y la hipnosis para el tratamiento de la ansiedad y del dolor.

Detección precoz

Este equipo multidisciplinar facilita que los pacientes puedan realizar todas las pruebas y recibir todos los tratamientos que necesiten de manera coordinada en un mismo lugar y en el mínimo tiempo posible, sin necesidad de desplazarse y de gestionar por separado las visitas a distintos especialistas.
Los cánceres de pulmón no suelen producir síntomas fáciles de identificar en sus fases iniciales y no existe en estos momentos ninguna prueba de detección precoz del cáncer de pulmón equivalente a la mamografía para el cáncer de mama. Sin embargo, sí hay ciertos síntomas que pueden alertar de la aparición de un cáncer de pulmón y que merecen una consulta médica para conseguir una detección lo más precoz posible. Aunque en muchos casos estos síntomas obedecerán a causas distintas de un cáncer, es conveniente consultar sin demora a un especialista si se dan uno o varios de los síntomas siguientes:

    • aparición de tos que persista durante más de diez días y no tenga ninguna causa aparente, o bien empeoramiento de una tos crónica.
    • aparición de sangre en el esputo durante varios días seguidos.
    • bronquitis persistente.
    • infecciones respiratorias recurrentes.
    • dificultad para respirar.
    • dolor torácico.
    • pérdida de peso o cansancio sin causa aparente.

El cáncer de pulmón puede afectar a cualquier persona, por lo que estas recomendaciones de detección precoz son aplicables a toda la población. Pero es conveniente que extremen las precauciones las personas que han fumado durante años, incluso si ya han dejado de fumar, o bien han sido fumadoras pasivas, ya que el tabaquismo es el factor de riesgo principal del cáncer de pulmón.

Diagnóstico rápido

El diagnóstico del cáncer de pulmón se inicia con una radiografía de tórax para comprobar cuál es el origen de los síntomas que hacen sospechar de la presencia de un posible tumor. Si la radiografía de tórax confirma la presencia de una masa de células anómala en el pulmón, se suelen realizar pruebas de imagen adicionales para obtener más información sobre estas células. Estas pruebas adicionales suelen incluir una tomografía computarizada (TAC). Para la confirmación definitiva del diagnóstico, es preciso realizar una biopsia, que consiste en extraer una muestra de células del posible tumor para analizarlas en el laboratorio.
El análisis de estas células aclara si son cancerosas o no y, en el caso de que lo sean, el tipo de cáncer de que se trata. Dado que existen múltiples tipos de cánceres de pulmón distintos, el análisis detallado de las células es imprescindible para realizar un diagnóstico preciso. Ruber Internacional es pionero en la introducción de análisis genéticos para determinar las características moleculares de cada tumor y prescribir el tratamiento más adecuado para cada paciente.
Si se confirma el diagnóstico de cáncer, es preciso realizar una nueva prueba de imagen (una tomografía por emisión de positrones o PET) para precisar si el tumor está localizado en su punto de origen, si ha empezado a invadir tejidos contiguos o si se ha extendido a otros órganos. Asimismo, un análisis de sangre completo, que incluya marcadores tumorales, ofrece información adicional para evaluar el grado de extensión del cáncer.
El circuito de diagnóstico rápido de Ruber Internacional ha permitido reducir a un plazo inferior a una semana el tiempo medio entre la primera consulta de un paciente recién diagnosticado de cáncer de pulmón, o con sospecha de tener cáncer de pulmón, y el inicio del tratamiento.

Tratamiento personalizado

El tratamiento del cáncer de pulmón debe decidirse de manera individualizada para cada paciente a partir de las características precisas de cada tumor y del grado de extensión de la enfermedad en el momento del diagnóstico. La individualización del tratamiento es clave para conseguir la máxima eficacia terapéutica. Al igual que ocurre con otros tipos de cáncer, el objetivo del tratamiento puede ser curativo (destinado a eliminar completamente el tumor) o paliativo (destinado a prolongar la vida y reducir el sufrimiento en los casos que no sea posible la eliminación completa el tumor).
En los casos en que el cáncer está circunscrito a su lugar de origen, el tratamiento se basa en una intervención quirúrgica con el objetivo de extirpar el tumor en su integridad. Tras la intervención, se administra un tratamiento de quimioterapia y/o radioterapia para eliminar las células tumorales que puedan haber quedado tras la cirugía. Tras la cirugía, se sigue la evolución del paciente de manera estricta, especialmente durante los primeros tres años. Los controles médicos consisten en realizar analíticas de sangre completas con marcadores tumorales cada tres meses y pruebas de imagen cada seis meses.

Si el cáncer se ha extendido a otros órganos y la cirugía ya no permitiría eliminar las células tumorales en su integridad, el tratamiento suele basarse en quimioterapia y radioterapia. Un elevado número de pacientes puede beneficiarse además de nuevas generaciones de fármacos que atacan de manera selectiva a unos tumores o a otros a partir de sus características moleculares.

OncologíaOncologíaUnidad de cáncer gastrointestinal

Unidad de cáncer gastrointestinal

La Unidad de cáncer gastrointestinal de Ruber Internacional atiende a pacientes diagnosticados de tumores que afectan al aparato digestivo. La unidad ofrece los tratamientos más avanzados tanto en tumores relativamente comunes como los que afectan al colon, al recto, al estómago o al páncreas, como en los más infrecuentes como el cáncer de esófago, de hígado, de vías biliares o tumores neuroendocrinos.
Los pacientes que acuden a la unidad pueden haber sido diagnosticados previamente en otro centro médico, o bien pueden ser personas que tienen sospechas de sufrir un cáncer gastrointestinal y requieren un primer diagnóstico. Asimismo, la Unidad de cáncer gastrointestinal ofrece un servicio de segunda opinión a pacientes que son tratados por oncólogos de otros centros.
Los pacientes tratados en la Unidad de cáncer gastrointestinal son atendidos por un equipo multidisciplinar formado por oncólogos, internistas, anatomopatólogos, especialistas en radiología y medicina nuclear y personal de enfermería especializado en cáncer.
Este equipo mutidisciplinar facilita que los pacientes puedan realizar todas las pruebas y recibir todos los tratamientos que necesiten de manera coordinada en un mismo lugar y en el mínimo tiempo posible, sin necesidad de desplazarse y de gestionar por separado las visitas a distintos especialistas.

OncologíaOncologíaUnidad de Prevención y Detección Precoz del Cáncer

Unidad de Prevención y Detección Precoz del Cáncer

La Unidad de Prevención y Detección Precoz del Cáncer de Ruber Internacional orienta a personas que sospechan que en sus familias hay un riesgo particularmente elevado de algún tipo de cáncer por razones hereditarias. Asimismo, orienta a personas que tienen factores de riesgo de cáncer no hereditarios y que desean informarse sobre medidas de prevención y de detección precoz.
El análisis genético, generalmente realizado a través de una muestra de sangre, puede detectar el riesgo hereditario de desarrollar algunos tipos de cáncer También permite identificar a las personas de la familia que tienen un riesgo elevado, de modo que puedan tomar medidas de prevención o detección precoz. A la vez, permite identificar a aquellas que no han heredado la alteración genética que eleva el riesgo de cáncer, de modo que no tengan que hacer un seguimiento específico.

Cuando el estudio de una persona descarta el riesgo de cáncer hereditario conocido en su familia, los resultados son útiles para tranquilizar a aquellas personas que temían ser portadoras de una alteración genética relacionada con el cáncer.
La mayoría de las personas que acuden a la Unidad de Detección Precoz y Prevención del Cáncer son pacientes de cáncer que desean averiguar si sus familiares pueden tener un riesgo elevado de desarrollar la misma enfermedad, o si son ellas mismas las que están predispuestas a desarrollar un segundo cáncer.

OncologíaOncologíaUnidad de Sarcomas

Unidad de Sarcomas

La Unidad de Sarcomas de Ruber Internacional atiende a pacientes diagnosticados de tumores que afectan al tejido conectivo, que incluye los huesos y las llamadas partes blandas del organismo como los músculos, los cartílagos, la grasa o los tejidos de los vasos sanguíneos y el sistema nervioso. Los pacientes que acuden a la unidad pueden haber sido diagnosticados previamente en otro centro médico, o bien pueden ser personas que tienen sospechas de sufrir un sarcoma y requieren un primer diagnóstico. Asimismo, al igual que otras unidades del ocológicas de Ruber Internacional, la Unidad de Sarcoma ofrece un servicio de segunda opinión a pacientes que son tratados por oncólogos de otros centros.
Los pacientes tratados en la Unidad de Sarcomas son atendidos por un equipo multidisciplinar formado por oncólogos, cirujanos, radioterapeutas, anatomopatólogos, especialistas en diagnóstico por la imagen y personal de enfermería especializado en cáncer. Este equipo mutidisciplinar facilita que los pacientes puedan realizar todas las pruebas y recibir todos los tratamientos que necesiten de manera coordinada en un mismo lugar y en el mínimo tiempo posible, sin necesidad de desplazarse y de gestionar por separado las visitas a distintos especialistas.

Detección precoz

Cuanto más precoz es la detección de un sarcoma más alta es la probabilidad de poderlo tratar con éxito y de que el tratamiento cause las mínimas secuelas posibles para la paciente. La aparición de una masa de más de cinco centímetros de diámetro en las extremidades o en el tronco es el síntoma más característico que puede hacer sospechar de un sarcoma de tejidos blandos y, aunque no cause molestias, requiere una consulta a un especialista en este tipo de tumor. El hecho de que la mayoría de estas masas sean indoloras lleva erróneamente a un elevado porcentaje de pacientes a no prestarles importancia y a retrasar el diagnóstico.

En el caso de que una persona se detecte una masa de diámetro inferior a cinco centímetros, también requiere una consulta a un especialista si observa ha crecido en un plazo de pocos meses o bien si está localizada en una zona profunda como, por ejemplo, de una pierna. Esta recomendación se justifica porque es en zonas profundas donde se localizan la mayoría de sarcomas de tejidos blandos y donde es más difícil establecer con precisión su diámetro.
En los sarcomas óseos, menos frecuentes, el primer signo de alarma que requiere una consulta a un especialista suele ser un dolor óseo de origen desconocido.

Diagnóstico rápido

El diagnóstico se basa en una resonancia magnética para evaluar el tamaño, la forma y la localización del posible sarcoma y en una biopsia para obtener células que permitirán precisar el diagnóstico. El análisis de las células en el laboratorio de anatomía patológico indica el tipo de sarcoma de que se trata y, junto con el tamaño del tumor en el momento del diagnóstico, permite pronosticar si es un cáncer más o menos agresivo y decidir el tratamiento más adecuado. En algunos pacientes, las pruebas de diagnóstico se complementan con un TAC torácico para comprobar si el cáncer se ha extendido o no a los pulmones.
El circuito de diagnóstico rápido de Ruber Internacional ha permitido reducir a un plazo inferior a una semana el tiempo medio entre la primera consulta de un paciente por una sospecha de sarcoma y el inicio del tratamiento.

Tratamiento personalizado

El tratamiento del sarcoma se basa en la extirpación quirúrgica del tumor. La cirugía debe extirpar el tumor en su totalidad, así como una delgada capa de células alrededor del tumor.
Dado que este tipo de cirugía puede resultar mutilante, especialmente en sarcomas de gran tamaño, es fundamental esperar a tener los resultados de todas las pruebas diagnósticas antes de realizar la cirugía. De este modo se puede establecer con gran precisión qué células es necesario extirpar y cuáles se pueden preservar.
La cirugía se combina en ocasiones con un tratamiento de radioterapia de seis a ocho semanas de duración que permite reducir el tamaño del tumor y realizar una intervención quirúrgica menos agresiva.
En los casos en que el sarcoma ya se ha extendido a los pulmones en el momento del diagnóstico, se administra quimioterapia. También se administra un tratamiento de quimioterapia de cinco meses de duración en sarcomas que, pese a estar localizados, se consideran de alto riesgo para reducir el riesgo de que se extiendan a otros órganos.
Asimismo, Ruber Internacional es pionero en la introducción de análisis genéticos personalizados para identificar a los pacientes que pueden beneficiarse de las nuevas generaciones de fármacos que atacan de manera selectiva a unos tumores o a otros dependiendo de sus características moleculares.
Una vez terminado el tratamiento, y durante los dos primeros años, el seguimiento consiste en exploraciones físicas y análisis de sangre cada tres meses para verificar que el sarcoma no reaparezca, así como radiografías de tórax también cada tres meses para verificar que no se haya extendido a los pulmones, y una resonancia magnética anual de la zona afectada. A partir del tercer año, cuando el riesgo de recidiva ya es más bajo, los controles se espacian cada seis meses. Dado que excepcionalmente algunos casos de sarcoma reaparecen a largo plazo, las revisiones deben mantenerse durante diez años.

OncologíaOncologíaUnidad de cáncer genitourinario

Unidad de cáncer genitourinario

La Unidad de cáncer genitourinario del Ruber Internacional atiende a pacientes diagnosticados de tumores que afectan al aparato reproductor masculino, así como los que afectan al aparato urinario de ambos sexos, y que incluyen el cáncer de próstata, de testículo, de vejiga, de riñón y otros tumores menos frecuentes como el cáncer de glándula suprarrenal y el de pene.
La mayoría de las pacientes que acuden a la unidad han sido diagnosticados previamente por un urólogo, que les deriva esta Unidad para ser atendidos por un equipo especializado en el tratamiento de cánceres genitourinarios. Asimismo, al igual que otras unidades oncológicas de Ruber Internacional, la Unidad de cáncer genitourinario ofrece un servicio de segunda opinión a pacientes que son tratados por especialistas de otros centros.
Los pacientes tratados en la Unidad de cáncer genitourinario son atendidos por un equipo multidisciplinar formado por oncólogos, urólogos, cirujanos, radioterapeutas, anatomopatólogos, especialistas en radiología y medicina nuclear y personal de enfermería especializado en cáncer. Asimismo, esta Unidad ofrece atención psicológica o psiquiátrica a los pacientes que lo precisen, asesoría de especialistas en nutrición y tratamientos de medicina oriental como la acupuntura y la hipnosis para el tratamiento de la ansiedad y del dolor. Este equipo mutidisciplinar facilita que los pacientes puedan realizar todas las pruebas y recibir todos los tratamientos que necesiten de manera coordinada en un mismo lugar y en el mínimo tiempo posible, sin necesidad de desplazarse y de gestionar por separado las visitas a distintos especialistas.

OncologíaOncologíaUnidad de cáncer ginecológico

Unidad de cáncer ginecológico

La Unidad de cáncer ginecológico de Ruber Internacional atiende a pacientes diagnosticadas de tumores que afectan al aparato reproductor femenino y que incluyen el cáncer de endometrio (también llamado cáncer de útero), el cáncer de cérvix (también llamado de cuello de útero) y el cáncer de ovario.
La mayoría de las pacientes que acuden a la unidad han sido diagnosticadas previamente por un ginecólogo, que las deriva al esta Unidad para ser atendidas por un equipo especializado en el tratamiento de cánceres ginecológicos. Asimismo, la Unidad de Cáncer Ginecológico ofrece un servicio de segunda opinión a pacientes que son tratadas por especialistas de otros centros.
Las pacientes tratadas en la Unidad de cáncer ginecológico son atendidas por un equipo multidisciplinar formado por oncólogos, ginecólogos, cirujanos, anatomopatólogos, especialistas en radiología y medicina nuclear y personal de enfermería especializado en cáncer. Asimismo, Ruber Internacional ofrece atención psicológica o psiquiátrica a las pacientes que lo precisen, asesoría de especialistas en nutrición y tratamientos de medicina oriental como la acupuntura y la hipnosis para el tratamiento de la ansiedad y del dolor.
Este equipo mutidisciplinar facilita que las pacientes puedan realizar todas las pruebas y recibir todos los tratamientos que necesiten de manera coordinada en un mismo lugar y en el mínimo tiempo posible, sin necesidad de desplazarse y de gestionar por separado las visitas a distintos especialistas.