En la unidad de ginecología de Ruber Internacional cuidamos de la mujer tanto a nivel de patologías ginecológicas como de fertilidad y anticoncepción, embarazo, sexualidad, menopausia y otras con toda la profesionalidad, confidencialidad y trato cercano que necesitas.

Ayudamos con los cambios que tienen lugar en la mujer a lo largo de su vida, a anticiparse al inevitable paso del tiempo y a poner solución a aquellos problemas que se tienen por el hecho de ser mujer.

Buscador de patologías

Encuentre a su médico

obstetriciaobstetriciaObstetricia

Obstetricia

La obstetricia se encarga de todo lo relacionado con el embarazo, el parto, así como de los preparativos anteriores y la recuperación posterior.

Cambios físicos de la embarazada

Durante el embarazo y tras el parto se van a ir produciendo una serie de cambios en la fisiología y anatomía de la mujer que requerirán de la ayuda del médico obstétrico para ir asimilándolos no solamente desde un puto de vista físico sino también psicológico.

    • Cambios en las mamas: Las mamas se prepararán para dar de mamar al niño. Crecerán en algunos casos hasta un 50%. El complejo pezón – areola también aumentará de tamaño y se oscurecerá su color. Por toda la superficie serán visibles unas venitas de color azulado y en muchas mujeres aparecerán las llamadas "estrías gravídicas" sobre todo en la última etapa del embarazo. Es habitual que a partir del cuarto mes haya secreciones por los pezones.

    • Cambios en los genitales y vías urinarias: Al igual que ocurre con los pezones se oscurece el color de la vulva y también aumenta de tamaño. Es posible que aparezcan varices en la vulva y también alrededor del ano (hemorroides).
      Habrá una dilatación de las vías urinarias y otros cambios morfológicos en el sistema renal que harán que la mujer sienta la necesidad de orinar más frecuentemente.

    • Alteraciones respiratorias: Suelen ocurrir infecciones de la vías respiratorias superiores, congestión nasal y otros problemas debido a alteraciones producidas en la mucosa de las diferentes estructuras del tracto respiratorio.

    • Alteraciones gastrointestinales y hormonales: En el primer trimestre muchas embarazadas tienen nauseas y vómitos. La principal responsable de esto será la presencia de la hormona Gonadotropina coriónica humana (HCG), que solo se produce durante el embarazo.
      En el cuarto mes las embarazadas tendrán una sensación de ardor que parte desde el estómago y llega hasta la garganta.
      Además de la HCG hay otras tres hormonas que aumentan sus niveles:
      • Lactógeno: que prepara a la mujer para la lactancia.
      • Estrógeno: Ayuda al desarrollo del útero y del propio feto.
      • Progesterona: Estimula al útero para la recepción del embrión y también a las glándulas mamarias para la producción de la leche.

    • Alteraciones dermatológicas: Además de los cambios en la pigmentación de genitales, pezones y areolas y las estrías de las mamas que ya hemos comentado, se van a producir estos otros:
      • Melasma: Son unas manchas oscuras que aparecen por la cara. Lo sufren la mitad de las embarazadas.
      • Estrías: En el abdomen, las caderas y en muchos casos en las mamas.
      • El pelo: Hay un aumento del vello corporal que desaparecerá tras el parto. Es frecuente que haya abúndate caída del pelo de la cabeza, por entrar en fase telógena pero que luego se recuperará sin problemas.
      • Otras alteraciones: Habrá más cambios entre otros cardiovasculares y músculo esqueléticos

Preparación al parto

Con la preparación al parto se pretende en primer lugar que la mujer tome conciencia de cómo se va a desarrollar el embarazo, los cambios que va a llevar a cabo su cuerpo y sobre todo dotar tanto a la embarazada como a su pareja de las herramientas psicológicas y físicas para que afronte el momento del parto con todas las garantías.
También se enseñarán a la madre y a su pareja los futuros cuidados del bebe y se realizará el entrenamiento necesario para las distintas fases del parto:

    • Gimnasia prenatal: Con ella se perseguirá entre otras cosas minimizar las episiotomías (para ensanchar la salida vaginal se realiza un corte en el periné durante el parto) y el entrenamiento para atenuar los dolores del parto.
    • Técnicas de control de respiración y relajación
    • Cuidados en el embarazo: Técnicas posturales con las que minimizar los calambres y dolores musculares, información y seguimiento nutricional para paliar la acidez de estómago, hemorroides, etc.
    • Preparación emocional
    • Cuidados post parto
    • La lactancia y cuidados del bebé
tratamientos de la mujertratamientos de la mujerTratamientos de la mujer

Tratamientos de la mujer

La ginecología se encarga de la salud específica de la mujer incluyendo las patologías propias femeninas como el cáncer de mama (hay hombres que también lo desarrollan) o de útero y los fenómenos fisiológicos relacionados con la natalidad en su rama de obstetricia.
Hay otras especialidades médicas que se entremezclan y comparten algunas funciones con la ginecología como es el caso de la urología y la oncología.

Patologías ginecológicas:

    • Síndrome premenstrual
    • Amenorreas y dismorreas
    • Endometriosis
    • Ovarios poliquísticos
    • Torsión ovárica
    • Miomas uterinos
    • Traumatismos y lesiones urogenitales
    • Toxoplasmosis
    • Cáncer y tumores benignos de mama
    • Enfermedades pélvicas inflamatorias
    • Prolapso urogenital
    • Bartholinitis
    • Otras

Infecciones de transmisión sexual:

    • Sífilis
    • Linfogranuloma venéreo
    • Gonorrea
    • Escabiosis
    • Herpes simple
    • Molusco contagioso
    • Vulvovaginitis
    • Chancroide
    • Donovanosis
    • HPV
    • Otras

Otras funciones ginecológicas:

    • Planificación sexual
    • Atención por agresión sexual
    • Menopausia
    • Infertilidad
prevención y pruebasprevención y pruebasPrevención y pruebas

Prevención y pruebas

Las revisiones ginecológicas deberían empezar a realizarse desde los 20 años o cuando la mujer empieza a tener relaciones sexuales y a partir de ahí repetirlas con una periodicidad anual.
Con este seguimiento anual se persigue detectar de una forma precoz los posibles cambios en los órganos sexuales y reproductivos: ovarios, útero, endometrio, vulva, etc. que podrían ser indicativos de cáncer u otras patologías como la endometriosis, los ovarios poliquísticos, pólipos o miomas en el útero que aunque benignas repercuten en el ciclo menstrual y afectan negativamente a la fertilidad o las relaciones sexuales.
El otro gran objetivo de las revisiones es el control del cáncer incluido el de mama, que a pesar de que actualmente ha aumentado su incidencia, si se detecta en sus estadios iniciales tiene unos índices de superación de más del 90% y con un menor coste desde el punto de vista estético.
Tampoco hay que minimizar la importancia de la detección de enfermedades de transmisión sexual en las revisiones.

Revisión ginecológica normal

    • Exploración: Este procedimiento supone un mal trago para muchas mujeres que sienten vergüenza y se ponen nerviosas y esto tiene como consecuencia la contracción de los músculos vaginales de forma que dificulta la exploración. Pero la mujer tiene que interiorizar que no hay nada de qué avergonzarse y que estas revisiones son algo necesario para su salud y tranquilidad.
      En primer lugar se realizará una exploración visual de los genitales externos, vagina y cuello del útero (o cérvix). Será necesario utilizar un espéculo que permitirá la visualización por parte del ginecólogo de las paredes vaginales y la entrada del útero para observar si estas se encuentran en perfecto estado o si existen alteraciones o lesiones.
      Tras la exploración visual, el ginecólogo introduce por la vagina los dedos índice y corazón, mientras con la otra mano palpa la parte inferior del abdomen con el objeto de reconocer tanto el útero como los ovarios en cuanto a su forma y tamaño, posición, consistencia, etc.
    • Citología: Una matrona tomará una muestra de la pared uterina también con la ayuda de una espátula o cepillo. Esta muestra del flujo se enviará al laboratorio para analizar y comprobar si existe alguna infección o alguna señal que pueda indicar la existencia de patologías benignas o malignas, como el cáncer de útero.

Esta prueba debería realizarse en ausencia de la menstruación y evitar las relaciones sexuales, así como el uso de espermicidas y otras cremas desde dos días antes.

    • Ecografía vaginal: Se introduce una sonda de ultrasonidos en la vagina que irá mostrado por pantalla la imagen de los ovarios, el útero y el endometrio. Complementa a la exploración para la detección de patologías.

    • Ecografía de mamas: Con esta prueba, basada en los ultrasonidos y totalmente indolora, se podrá advertir si existen nódulos o tumores en los tejidos mamarios. Se suele usar en las revisiones de mujeres menores de 40 años y en las embarazadas.

    • Mamografía: Se realizará a partir de los 40 años para la exploración mamaria que será complementada con la ecografía de mamas. Se trata de obtener una imagen de las mamas hecha con rayos X. No está indicada en embarazadas.

Otras pruebas diagnósticas

Dependiendo de los resultados obtenidos en una revisión normal o si la paciente acude al ginecólogo por alguna potología se podrán pedir otras pruebas complementarias, como un análisis de sangre, una colposcopia, una biopsia, etc.

    • Analíticas: Las analíticas se agruparan por perfiles, en función del tipo de consulta y patología del paciente y con ella pediremos y mediremos valores que determinaran el estado del paciente. El perfil básico consta de hemograma, bioquímica de sangre y sistemático de orina.

    • Colposcopia: El colposcopio es un instrumento que permite al ginecólogo tener una visión aumentada del cuello del útero. La colposcopia se suele realizar tras detectar alguna anormalidad en la citología y la sospecha de alguna patología como cáncer de útero, displasia, pólipos, virus del papiloma humano, etc.

    • Biopsia: Consiste en extraer una muestra de tejido para analizarla en el laboratorio.
      Las biopsias de cuello de útero se pueden realizar con un bisturí convencional, un bisturí laser, con el llamado "sacabocados" o bien con un instrumento llamado "cureta".
      Además dependiendo del instrumento seleccionado para el procedimiento se podrá acceder a una u otra zona y extirpar tejido anormal.

    • Histeroscopia: Mediante el histeroscopio se podrá acceder al interior del útero y observar a través de la cámara que incorpora el endometrio. Se realiza en problemas de fertilidad o alteraciones menstruales y para comprobar patologías del útero.