Se llama cistitis a la inflamación de la vejiga. Principalmente esta inflamación es debida a una infección urinaria de origen bacteriano originada en el sistema digestivo que contamina los genitales y la región perineal para ascender por la uretra. Tiene prevalencia en mujeres.

CausasCausasCAUSAS

La mayoría de las infecciones suelen ser causadas por la bacteria E. coli (Escherichia coli).

  • En las relaciones sexuales: Tardar mucho tiempo en orinar tras el coito, el uso de espermicidas, uso de diafragmas (que contienen espermicidas), entre otros son factores que aumentan el riesgo de infecciones urinarias.

  • Factores hormonales tras la menopausia y el embarazo.

  • Alteraciones del aparato urinario.

  • Obstrucciones en las vías urinarias: Provocadas por cálculos en la vejiga, hiperplasia benigna de próstata, etc.

  • Uso prolongado de sondas: Las sondas son una vía común para el paso de bacterias a través de la uretra, por este motivo se indica limitarlas al tiempo estrictamente necesario.

  • Alteraciones estructurales de la pared vesical: En estos casos se suelen dar cistitis crónicas.

  • Sistema inmunitario: Cuando el sistema inmunitario está débil por la razón que sea (diabetes, tratamientos oncológicos, VIH, etc.) cualquier pequeño ataque bacteriano se extenderá con facilidad.

  • Cistitis por fármacos: Como la ifosfamida y la ciclofosfamida (usados en quimioterapia) pueden inflamar la vejiga.
SintomasSintomasSÍNTOMAS

Los síntomas son muy característicos:

  • Urgencia para orinar y con elevada frecuencia.

  • Orina turbia y con fuerte olor.

  • Escozor al orinar.

  • Dolor y/o presión abdominal.

  • Hematuria ocasional (sangre en la orina).

  • Fiebre ocasional.

  • Nauseas y vómitos ocasionales.
TratamientoTratamientoTRATAMIENTO

Tratamiento
El tratamiento principal es a base de antibióticos y para saber cuál será el adecuado muchas veces será necesario hacer un "urocultivo" que identifique el agente que provoca la infección.
Beber mucha agua y orinar: Con esto ayudamos a expulsar la infección.
Las cistopatías crónicas precisarán a menudo de diagnósticos anatomopatológicos y los tratamientos a veces quirúrgicos que requiera la patología originaria.

Especialidades:
  • Urología